Éxodo sin joyas

IMG_3766

Después de la primera semana de registros, Dinamarca aún no ha confiscado nada a los refugiados que piden asilo en el país

Tras viajar durante meses y pagar miles de euros a las mafias que trafican con ellos, los refugiados llegan a Dinamarca con las manos vacías. Se ha cumplido ya la primera semana de la entrada en vigor de la ley que permite a la policía registrar a los demandantes de asilo en busca de dinero y objetos de valor. El Gobierno pretende así pagar parte de la manutención de los recién llegados. Sin embargo, las autoridades danesas aseguran que aún no han podido confiscar ni un solo céntimo.

El examen policial es exhaustivo; buscan hasta en la suela de los zapatos, donde algunos refugiados esconden su pasaporte para no ser identificados. Sin embargo, viajar de incógnito para llegar a Suecia, la meta de muchos, ya no es posible. Tras cruzar la frontera, sólo hay dos opciones: quedarse en Dinamarca y pedir asilo o volver a Alemania.

Padborg, pequeña localidad fronteriza, es una de las principales puertas de entrada al país. Todos los pasajeros que llegan en tren o en bus deben llevar consigo un documento de identidad. El control por carretera es más laxo; la policía sólo para aquellos coches que juzga “sospechosos”.

En la estación, la escena se repite cada dos horas. El convoy se detiene, y nada más abrir las puertas una docena de policías recorren los vagones pidiendo a los pasajeros que se identifiquen. Hay quienes ya se han habituado e incluso saludan a los agentes. Pero todavía hay pasajeros sorprendidos, y alguno es obligado a volver a Alemania por carecer de documentación.

Foto: Alan Ruiz Terol

A principios de enero, después de que Suecia impusiera controles en el puente que conecta las ciudades de Malmö y Copenhague, el Gobierno danés hizo lo mismo en la frontera con Alemania. Querían evitar que el país se llenara de refugiados que no podían llegar a Suecia. Según fuentes del Ministerio de Integración, antes de imponer los controles sólo el 10% de los refugiados que llegaban a Dinamarca lo hacían para quedarse. El resto quería ir a Suecia.

Ahora, casi todos solicitan asilo en Dinamarca, que espera este año unas 25.000 peticiones. En 2015 se registraron 21.000, pero el número se disparó en otoño y desde entonces el Gobierno ha tomado medidas para disuadir la llegada de refugiados. Una de las más polémicas fue la ley que el Parlamento aprobó a finales de enero, y que obliga a los demandantes de asilo a entregar dinero en efectivo y objetos cuyo valor supere los 1.340 euros. La norma no se aplica a aquellas pertenencias con valor sentimental, como las alianzas. La ley también amplía el tiempo de espera para pedir la reunificación familiar.

En lo que va de año se han registrado 1.800 peticiones, muchas menos que las 5.094 de noviembre. En el Ministerio de Integración, no obstante, no ven pruebas suficientes para afirmar que el descenso se debe a las medidas oficiales y no a la tendencia a la baja en toda Europa.

Pero los controles en Suecia y Dinamarca tienen consecuencias al otro lado de la frontera, en la ciudad alemana de Flensburg. La organización Refugees Welcome denuncia que cada vez hay más menores viajando solos. “Los controles impiden que se reúnan las familias. Hay muchos niños con padres y familiares en Suecia, y no pueden ir con ellos”, cuenta Katrine Hoop, portavoz de la organización. Hay vías legales para pedir la reunificación familiar. Pero para muchos son demasiado lentas, por lo que intentan llegar por sus propios medios arriesgándose a que los cojan y los devuelvan a Alemania.

___

Oriol Nierga Llandrich ha colaborado en la elaboración de este artículo

Publicado el 15-02-2015 en el periódico La Vanguardia

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s