Namaste, Mr. Obama

Celebración del día de la República en 2007. Fotografia: Flickr (Rajkumar1220)

La India celebra el Día de la República (y lo hace con un invitado de honor)

La India celebra este lunes una de sus festividades más importantes, el Día de la República, y lo hace con un invitado de honor: el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. La capital del país, Nueva Delhi, será el escenario de los principales actos oficiales a nivel nacional. Las fuerzas armadas desfilaran por el Rajpath, un elegante bulevar al estilo de los Champs-Élysées. Mientras Obama observe tranquilamente el desfile, cerca de 45.000 policías estarán velando por su seguridad.  ¿Pero qué ha motivado la segunda visita del presidente de los Estados Unidos a la mayor democracia del mundo? ¿Cuáles son las claves del viaje de Obama a la India?

Los protagonistas: Obama y Modi

Para empezar, un breve apunte sobre los dos protagonistas del día. Uno es Obama. El otro es el primer ministro indio, Narendra Modi.

El primero es, lógicamente, bastante más conocido: un presidente de los Estados Unidos del Partido Demócrata que se encuentra en el ecuador de su segundo mandato. Obama ha estado al mando del país durante la peor crisis económica desde el Crack del 29. Ha impulsado reformas en la sanidad, las finanzas y la migración, y ha terminado dos guerras. Le quedan dos años y ya está pensando en el legado que dejará.

El caso de Modi es radicalmente distinto. Ganó las elecciones en mayo con una aplastante mayoría que dejó noqueado al Partido del Congreso, que ha dominado el Parlamento casi ininterrumpidamente desde la independencia del país. Lo hizo al frente de un partido nacionalista, hinduista y de derechas, el Bharatiya Janata Party (Partido Popular Indio). Antes, Modi presidió el gobierno del estado de Gujarat, que experimentó un importante desarrollo durante su mandato. Modi ha sabido venderse como el buen gestor que necesita la economía India para despegar.

Ambos líderes tienen algo en común: un gran carisma y haber ganado unas elecciones tras una brillante campaña electoral que los convirtió en fenómenos de masas.

La diplomacia del desfile

Obama es el primer presidente estadounidense en acudir al desfile del Día de la República. Esto tiene una carga simbólica importante. Cada año, la India  invita a un jefe de estado o de gobierno –u otra figura política de envergadura- para que asista al evento. Es pura diplomacia. Por ejemplo, los máximos mandatarios de Pakistán y China, dos de los principales rivales de la India en la región, nunca han sido invitados. Francia y Nigeria son, con cuatro visitas, los países cuyos representantes han asistido en más ocasiones. El año pasado fue el turno de Japón y su recientemente reelegido primer ministro, Shinzo Abe. El de España fue en 1982.

La relación entre la India y los Estados Unidos es buena y ha mejorado sustancialmente durante las últimas décadas. Pero no siempre fue así. El periodista indio Pramit Pal Chaudhuri escribía en un análisis para la televisión británica BBC sobre lo singular del acontecimiento: “Es indicativo de lo difíciles que han sido las relaciones entre la India y los Estados Unidos que le haya llevado siete décadas a la democracia más grande del mundo invitar al presidente de la democracia más antigua del mundo a participar en una ceremonia que marca su emergencia como democracia de pleno derecho”.

El que la India, de la mano del primer ministro Jawaharlal Nehru, fuera una de las impulsoras del movimiento de países no alineados durante la Guerra Fría no ayudó especialmente a mejorar las relaciones con los Estados Unidos. Tampoco la sólida alianza del país norteamericano con Pakistán, enemigo histórico de la India. Este comentario de un lector de The New York Times lo deja claro:

Rejy Varkey, (Rajakkdu, Kerala, 51): “Será la primera vez que toda la India reconocerá a Estados Unidos como un aliado importante, simplemente por la presencia de Obama en el desfile del Día de la República. Hasta hoy, decíamos: ‘Los Estados Unidos son buenos, pero apoyan a Pakistán y nosotros, los indios, tenemos mejores aliados que nos apoyan a nosotros y no a Pakistán’. Pero esta vez él será un invitado de honor y será una especie de punto de inflexión en la amistad de nuestros dos países”.

Un apunte: Obama es el primer presidente estadounidense en aceptar venir a la India para el Día de la República. Pero según el semanario India Today no ha sido el único que ha sido invitado. Un diplomático cuenta que el primer ministro Narasimha Rao lo intentó con Bill Clinton en 1994. Este declinó la oferta alegando que si venía debía cambiar la hora de su discurso del Estado de la Unión. Algo que en esta ocasión Obama sí ha hecho. Él, además, es el primero que viaja a la India dos veces. Lo hizo en 2010, cuando Manmohan Singh, del Partido del Congreso, era primer ministro.

Pactos entre potencias

El acercamiento entre ambos países podría concretarse en acuerdos. Hay varios temas sobre la mesa. En muchos, la historia se repite; el gobierno estadounidense actúa en nombre de las empresas norteamericanas, que ven la India como una posible tierra de oportunidades para sus inversiones pero con todavía mucho trabajo por hacer. El desarrollo de la energía nuclear y una industria armamentística propia son dos pesos pesados.

Pero hay pactos que van más allá de los intereses empresariales, por ejemplo, la lucha contra el cambio climático. La India es, tras China y Estados Unidos, la mayor emisora de gases de efecto invernadero del mundo. Resulta curioso que, según un estudio del Pew Research Group, sea de los tres el país donde la población está más preocupada por el cambio climático. El 53% lo considera una amenaza importante, mientras que en Estados Unidos y China sólo el 40% y el 39%, respectivamente, lo ven como tal.

Obama podría buscar un compromiso por parte de Modi como el que recientemente consiguió de su homólogo chino, Xi Jinping, aunque es poco probable. Parte de la clase política no comparte la preocupación de la sociedad india. En septiembre, el ministro de Medio Ambiente del gobierno indio aseguró que la lucha contra el cambio climático la debían librar los países “más desarrollados”. La primera tarea de la India es erradicar la pobreza”, dijo.
Otro lector de The New York Times comenta sobre el tema:

Sarthak Ghosh, Mumbai, 30: “Creo que Estados Unidos tiene que entender que la India puede ser un aliado importante pero que nunca será un cómplice. Y la India debería también empezar a asumir algunas de las responsabilidades que una gran potencia debería tomar – como ser serio acerca del cambio climático y también eliminar dificultades para hacer negocios”.

Modi gana

Pero pase lo que pase, Modi gana. La visita de Obama ya es una victoria para el primer ministro indio al margen de lo fructífera que ésta sea para los intereses del país. Con ella, refuerza todavía más su popularidad transcurridos siete meses desde su elección. En una encuesta realizada en ocho de las ciudades más pobladas del país por el periódico The Times of India, el 75% de los encuestados dijeron que el trabajo del gobierno estaba siendo “bueno” o “muy bueno”.

La relación entre los dos países –y, especialmente, entre los dos mandatarios- ya pasó por otro momento dulce en septiembre, cuando Modi visitó los Estados Unidos. En Nueva York, el estadio Madison Square Garden acogió un evento multitudinario donde el primer ministro indio fue aclamado por miles de personas como si fuera una estrella de rock.

Pero Estados Unidos, el país del mundo que acoge más expatriados indios, no siempre ha tenido las puertas abiertas para Modi. Tan sólo unos años antes le fue denegada la entrada al considerársele responsable de la ola de violencia interreligiosa que asoló el estado de Gujarat en 2002, cuando él estaba al frente del gobierno. Ésta es la cara B de la historia de éxito y progreso de Modi. Murieron cerca de 2.000 personas, la mayoría musulmanas. Cientos de mujeres fueron violadas. Transcurridos más de diez años de la matanza, Washington ha pasado página.

Aun así, esta segunda visita de Obama será corta. El plan del martes era ir a Agra con su esposa Michelle para visitar el Taj Mahal, no obstante, la muerte del rey saudí Abdullah, uno de sus principales aliados en el continente, ha supuesto un cambio de planes. Así pues, el avión presidencial hará una última parada en Riad antes de volver a Washington.

Estas son algunas claves para entender la importancia de la visita de Obama a la India. Durante los próximos días podrían conocerse los acuerdos a los que lleguen hoy los dos líderes. Para terminar, un par de párrafos sobre el tema que se conmemora durante esta importante jornada en la India.

La Constitución India

El Día de la República conmemora la entrada en vigor de la Constitución el 26 de enero de 1950. Hace unos días le pregunté a un indio por qué era tan importante celebrar esta fecha. Me contestó que era el día de la “independencia real”. En cierto modo tenía razón. El Imperio Británico concedió la independencia a la India y Pakistán (hasta entonces parte del mismo territorio) en agosto de 1947. El movimiento anticolonial, liderado por el Partido del Congreso y Mahatma Gandhi, conseguía así su objetivo. Pero todavía quedaba trabajo por hacer. Durante dos años y medio, la India siguió formando parte de la corona británica y estuvo regida por las leyes coloniales. Con la adopción de la Constitución, la India se convertía en una república.

Hay varias curiosidades acerca de la Carta Magna india. Sobre todo en relación con la Constitución de Estados Unidos. La India es, con 448 artículos, la Constitución más larga del mundo. La más corta es la norteamericana, con siete. Mientras que la Constitución india fue hace 65 años la primera en ser adoptada por un país no occidental, la estadounidense fue la primera a secas. Ambas empiezan con las mismas palabras: “We, the people”.

___

El artículo contiene modificaciones con relación a la versión publicada

Publicado el 26-01-2015 en la página web sobre actualidad internacional Miradas de Internacional. Ver aquí

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s