Entrevista a Marina Alcoz, ginecóloga

Fotografía: Alan Ruiz Terol

“El embarazo y el parto son los momentos más peligrosos en la vida de una mujer india”

Tras esparcir el gel sobre el vientre de la madre, Marina Alcoz desliza suavemente el transductor por la abultada barriga para examinar el feto. Al día siguiente, enseñará a hacer ecografías a los alumnos del curso de formación que organiza la Fundación Vicente Ferrer (FVF) para médicos y enfermeros. El monitor del aparato muestra una imagen en la que Marina reconoce el latido óptimo y una forma adecuada. Sonríe. “Está perfecto”, dice. Desde que llegó en agosto a Anantapur, donde la Fundación ha construido tres hospitales, no ha tenido apenas tiempo para un respiro: ha ayudado a protocolizar el trabajo en la sección de ginecología del Hospital de Bathalapalli, ha asistido partos, ha atendido a embarazadas y, además, ha sido profesora. Volvió a España estas navidades, satisfecha. “Se están consiguiendo partos más seguros para las madres”, asegura.

¿Por qué decidiste venir como voluntaria a la India?
Lo tenía claro desde que era una adolescente: quería trabajar en una ONG. A los 20 años, cuando estudiaba medicina, me enteré de que se podía visitar la Fundación Vicente Ferrer en la India. Apadriné un niño y me apunté para venir. Fue un viaje revelador. Era mi primera vez fuera de Europa y mi primer viaje sola. Cuando conocí los proyectos tuve la impresión de que los recursos estaban muy bien aprovechados y que realmente repercutían en mejorar las vidas de las personas. Entonces decidí que cuando terminara mis estudios mi primera opción para ser voluntaria sería la Fundación.

Te decantaste por la ginecología, ¿por qué?
Una de las razones por las que escogí esta especialidad es porque es útil en los países en vías de desarrollo. Nos ocupamos de atender a las mujeres durante el embarazo y el parto. La maternidad es algo por lo que pasan la mayoría de mujeres, especialmente en los países con menos recursos y con mayores niveles de natalidad. El embarazo y el parto son los momentos más peligrosos en la vida de una mujer joven en los países emergentes. Y también en la India.

¿Cómo valoras el servicio que ofrece el Hospital de Bathalapalli a las mujeres embarazadas?
Para una paciente que siga un control óptimo del embarazo, el servicio es equiparable al que ofrece un hospital español.

¿Cómo funciona?
Controlamos a las pacientes una vez al mes. Si presentan complicaciones se las ingresa para tratarlas. Esto es lo que les ofrecemos. El problema es que muchas vienen en el último momento, ya a punto de parir, y también es muy frecuente que sólo asistan a la mitad de las visitas de control. Es una cuestión cultural. Una mujer no suele venir al hospital antes de los cinco meses de embarazo. En España ocurre lo contrario. Según mi experiencia, de 30 pacientes que visitamos sólo ingresamos a cinco, el resto viene por motivos sin mucha importancia. En la India ingresan todas, llegan cuando están al límite.

¿Es una actitud generalizada entre todos los pacientes del hospital?
Sí. Vienen cuando están muy mal, no antes. La medicina preventiva en la India está todavía en pañales. Pero esto empieza a cambiar gracias a la educación, la gente joven está alfabetizada y es más probable que siga los consejos médicos. El cumplimiento terapéutico funciona mejor cuanto más educada está una sociedad. El cuidado del propio cuerpo suele ir ligado al nivel educativo de una persona.

¿Cuál es tu percepción de la educación sexual de las mujeres en la India rural?
Las mujeres cuando tienen la menstruación usan compresas o trozos de tela. Como ocurre en otros países, no cabe en la cabeza usar tampones. Por lo que respecta a la contracepción, la mentalidad de la gente también está cambiando. Estamos dando clases a las embarazadas para que después del parto usen métodos anticonceptivos. Porque, por ejemplo, las mujeres a quienes se les practica una cesárea pueden tener problemas si vuelven a quedarse embarazadas al cabo de poco tiempo. Y una mujer no debería tener hijos si no quiere.

___

Reportaje realizado como voluntario en el Departamento de Comunicación de la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur, la India

Publicado el 09-01-2015 en la página web de la Fundación. Ver aquí

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s